January 26th, 2012 General Gustavo Villavizar 3 Comentarios

En un momento en que está sobre la mesa el tema de la desinformación ciudadana gracias a los medios de acceso y distribución de la información actuales, o los peos intelectuales como les llamare mi amigo Darío Martinez Batlle, surge hoy un tema de esos que no trascienden más allá de las redes sociales por la importancia que representa y la conveniencia de sus autores (tal como el ya olvidado #ClaroGate).

En el día de hoy, 26 de Enero del 2012, el Senado Dominicano emitió, a través de los distintos medios informativos impresos de este país, un comunicado oficial en memoria de nuestro fallecido prócer de la patria Juan Pablo Duarte.

El problema radica en que el comunicado no va en memoria del natalicio del prócer (como viene a acontecer en un día como hoy) sino de su fallecimiento.

Publicación en Diario Libre

No me malinterpreten, yo no quiero dármelas de super patriota ni mucho menos. Pero a mi entender, por un lado tiene la culpa nuestro senado porque no revisó bien cómo debía salir el comunicado antes de enviarlo, y por otro lado los periódicos que lo publicaron…y aquí me voy a extender un poco para que vean por qué entiendo que los periódicos son culpables.

Cuando se tiene un medio de comunicación masiva como lo es un periódico, estación de radio o de televisión, se adquiere un compromiso social con la población que consume nuestra información. Los blogs también están involucrados, aunque en el caso de los medios digitales es más fácil borrar el artículo de la polémica antes de que se extienda mucho. En el caso específico de los periódicos, lo que se imprime en papel queda en ese papel para siempre, así que ellos más que todos los demás, deberían verificar dos o tres veces lo que sale antes de distribuirlo.

Si bien es cierto que el comunicado lo envió el senado dominicano, y que ellos debieron revisarlo en primer lugar, también es cierto que es responsabilidad de los periódicos revisar la información que imprimen para asegurarse de no desinformar a la población. De nuevo, la responsabilidad social, si usted imprime noticias sin confirmar su veracidad, entonces no está capacitado para mantener un medio de comunicación masiva. Y tomo como ejemplo el pasado terremoto del 5 de Enero, ese día me llamaron pasadas las 6 am para informarme que había alerta de tsunami, que lo habían dicho por televisión. Como me dijo Darío, nunca hubo tal alerta, pero un “periodista” de la empresa Telemicro dió esa información a esa hora de la mañana, sin confirmar, alarmando a la población que confía en lo que ellos dicen.

En este país hay un limitado número de personas con acceso a internet y la costumbre o disposición de investigar cualquier información antes de darla por sentada. Reconozco que al momento de escribir este tema no recuerdo exactamente la fecha del fallecimiento del prócer Juan Pablo Duarte, pero una búsqueda rápida por internet arroja que fue el 15 de Julio de 1876. Pero aquellos que no tienen el acceso, ni tienen la costumbre, ni la disposición, confían ciegamente en los medios de información masiva del país, y si esos medios no verifican su información (incluso aunque sea una información pagada) entonces la desinformación se extiende dentro de nuestra población cual virus en un sistema inmunológico.

El hecho de que la publicación sea pagada no es excusa para no verificar su validez. En tal caso, es como si un restaurante no tuviera la culpa de la comida descompuesta solo porque su proveedor se la vendió así, o que una farmacia no sea culpable por no verificar la fecha de caducidad de los medicamentos, solo porque el laboratorio se los vendió así. Hay que ser responsables con lo que se promueve.

Si Hipólito Delgado publica un banner de un anunciante que dice mentiras para engañar a sus visitantes, para mi es tan culpable el anunciante como Hipólito porque yo no confío en el anunciante al momento de dar click, sino en Hipólito quien es la persona que me hace llegar el anuncio.

Publicar una fe de erratas no es tan malo, todos cometemos errores, todos nos equivocamos y no debemos ser crucificados por ello. Pero lo que no está bien es tirar la piedra y esconder la mano (cometer los errores y echarle la culpa a otro). Al momento de escribir esto, el senado dominicano ya emitió una disculpa pública y los medios se han hecho eco de ello, ahora bien, los periódicos deberían hacer lo mismo…ya veremos si son tan responsables como para admitir su culpa en este asunto, o si al igual que el #ClaroGate, todo quedará en dos líneas que se olvidarán en 15 minutos.

Publicación en el Listín Diario.

En este momento, acabo de leer el artículo del Listín Diario sobre el error y tal como era de esperarse, en ningún momento admiten que ellos también son culpables de la publicación.

  • http://40limon.es dariomartinezb

    Muy de acuerdo con tu planteamiento. Yo laboré en ambos periódicos (LD y DL) en diferentes momentos de mi vida, y doy fe que los correctores de estilo y gramática van bien forzados. No sé si sea justo decirlo, pero las cosas se priorizan. Los espacios pagados como es el caso, se verifica su emisor, su motivo y el mensaje, pero no creo que haya tanta rigurosidad como con las noticias formales de los medios. No es la primera vez que leo errores garrafales en un espacio pagado.

    Ahora bien, creo que al final todos somos algo culpables. El Senado por emitirlo con error, los medios por reproducirlo sin advertir el fallo… y todos los lectores, porque al final hemos hecho a Duarte un trending topic, pero por los motivos equivocados… Bueno, al menos lo hicimos trending, no deboo ser mezquino.

    :)

  • Anonymous

    Tienes razón Darío. Todos somos culpables, principalmente porque tendemos a enfocarnos en lo malo y no en lo bueno.

  • Atileyris

    Bueno si no hubiese sido por ese error fatal en los periódicos, nadie hubiese mencionado hoy el día de Juan Pablo Duarte, por lo menos sirvió para recordarlo un poco. 

Archivos